La sociedad es consciente ahora más que nunca de la emergencia climática que amenaza el futuro de nuestro planeta. El calentamiento global y el agotamiento de los recursos naturales hacen imprescindible crear un nuevo sistema de producción y consumo que garantice la sostenibilidad de la industria.

El consumidor es quien en estos momentos tiene la capacidad de demandar a las empresas, no tan solo que un producto sea sostenible, sino que también lo sea el proceso de producción para su fabricación. Porque el cliente con cada compra ejerce un poder sobre el mercado.

La decisión de compra se mueve en general por impulsos racionales pero también emocionales. Cuando un potencial cliente empatiza con una marca y sus valores hay una mayor posibilidad de venta. Pero, por el contrario, y especialmente por el paradigma de las redes sociales, si un cliente siente que una marca desarrolla su actividad en contra de sus valores personales puede llegar a boicotear e incluso a iniciar una campaña de descrédito contra la empresa.

¿Conoces el Ranking de supermercados contra el plástico?

El plástico de un solo uso se ha convertido en uno de los materiales más susceptibles de ser reducidos especialmente en el sector alimentario en detrimento de envases reutilizables. Greenpeace incluso ha creado el Ranking de supermercados contra el plástico en el que los consumidores pueden conocer las medidas concretas que cada empresa está tomando.

Los supermercados, además de reducir el plástico de un solo uso en sus tiendas, pueden hacer que su actividad sea más sostenible usando un equipamiento de tienda respetuoso con el medioambiente. Polycart, para este fin, ha desarrollado un carro de supermercado ecológico fabricado con plástico reciclado de origen post consumo.

Polycart recicla aproximadamente 20 kilos de plástico con la fabricación de cada unidad del carro ecológico. Fomentando, con el consumo responsable de material reacondicionado, que se siga recogiendo el plástico abandonado en ciudades, montañas y océanos para su tratamiento y posterior uso en la industria.

El uso de un carro de supermercado ecológico refleja el compromiso de un supermercado con el medioambiente

Cómo se recicla el plástico con el que se fabrica el ECOCART

La técnica más conocida de reciclaje de plástico es la mecánica. El proceso es sencillo, el material se separa por tipos, se lava y se tritura en pelets para su embolsado y distribución a los fabricantes. El problema es que el gran coste de tiempo y económico de la separación de los plásticos impide que todo el material sea reacondicionado y, en muchos casos, pasa a ser utilizado como fuente de energía mediante un proceso de combustión, liberando grandes cantidades de CO2 contaminante en la atmósfera.

Nuestro partner Basf, considerada la primera empresa química a nivel mundial, ha desarrollado un sistema de reciclado químico en el que no es necesario la segmentación por tipos de plástico. La tecnología ChemCycling de Basf utiliza un proceso químico de pirólisis que desintegra las moléculas originales generando aceites esenciales, que son utilizados para volver a sintetizar nuevos materiales con las mismas propiedades mecánicas que un material virgen.

El carro ecológico de Polycart está fabricado con plástico reciclado postconsumo sin mezclar otros materiales ni con ningún tipo de aditivo industrial. Se produce únicamente en el color gris derivado del material reciclado y revalorizado. No utiliza colorantes. El color no uniforme del carro pretende comunicar el origen del material utilizado para la fabricación del carro y transmitir al usuario final la apuesta por la sostenibilidad y el medioambiente.

El Polycart ECOCART e-180, con un volumen de carga de 180 litros, posee la misma durabilidad y vida útil que un carro de plástico fabricado con material virgen y, además, contribuye al desarrollo de una economía circular y a la creación de un modelo empresarial sostenible. Súmate, recicla.

¿Quieres ser un supermercado sostenible? Polycart te propone el uso de un carro de supermercado ecológico